Los animales salvajes tienen su manera de curarse

El primatólogo Mike Huffman ha estudiado por muchos años a un grupo de chimpancés, pudiendo observar conductas típicas de curación en ellos.

 

Una de estas conductas fue vista con una de las primates, quien escogió una de las plantas que se utilizan normalmente  para tratar fiebres, dolencias, disentería y otros males. Es una planta conocida como “hierba amarga”, la primate mejoró y comió con mucho apetito. Estos experimentos se realizaron en 1987, siendo la primera evidencia que se documentó de un animal medicandose y sanando.

 

Este comportamiento va mucho más allś, no sólo los chimpancés se curan con remedios silvestres, también otros animales lo hacen.

 

  • En Tanzania, los monos tocan las hojas ásperas y las doblan dentro de la boca, tragándoselas. Se sabe que hay más de 40 especies diferentes  de hojas ásperas, que son utilizadas por muchas especies de monos, entre los que se encuentran, gorilas y chimpancés.
  • Los osos pardos y negros también comen hojas medicinales para expulsar parásitos.
  • Los gansos de nieve canadienses también limpian su sistema antes de migrar.
  • Las mariposas monarcas, comen plantas como asclepia o algodoncillo, son tóxicas, pero las protegen de los depredadores y de parásitos mortales.

 

Todos estos ejemplos de estudios realizados a través de los años son muestra y ejemplo de que los animales cuentan con mecanismos naturales para elegir las plantas medicinales adecuadas para curarse, expulsar parásitos y defenderse de los depredadores, estas plantas son usadas para aliviar dolencias de los seres humanos por sus propiedades medicinales.

 

Los estudios científicos demuestran la importancia de preservar el hábitat de los animales salvajes e insectos, ya que los protege y les permite encontrar en la naturaleza, su alimento, medicación y medios de subsistencia.

 

Todos los animales están interrelacionados y a su vez el ser humano se beneficia de estas relaciones que les permiten vivir en la tierra.